sábado, 16 de octubre de 2010

Roque Chieyssal, tras las pistas del relato policial

Por Rocío L’Amar
...
El género policial, como relato, para contar una historia que tiene a detectives como protagonistas. Efectivamente, exitosos han sido algunos de estos relatos, hechos novelas, en Chile. Estoy pensando en ¿Quién mató a Cristián Kustermann?, de Roberto Ampuero. Una novela en la que el autor despliega su visión del género policial en su totalidad, para configurar una historia que construye y deconstruye sus propios paradigmas. Este rasgo, con sus aciertos y contradicciones, coloca la obra de Ampuero fuera de la órbita de las novelas neopoliciales latinoamericanas, pues sus motivos, personajes y rasgos estilísticos van mucho más allá de ser una reinterpretación de la novela negra tradicional.
.
Origen y características del relato policial

El género policial, con las características que lo definen como tal, nace históricamente en 1841, de la mano del escritor norteamericano Edgard Allan Poe y su relato Los asesinatos de la calle Morgue. Este primer momento de la novela policial se ve influenciado por el positivismo de Comte y el método científico. Poe inauguró el tema del misterio o enigma indescifrable como móvil de una historia y la develación del mismo a través del método deductivo aplicado por el intelecto de un brillante investigador y un secretario torpe e incrédulo (en este caso, el detective Auguste Dupin y su asistente). El máximo exponente de esta vieja escuela fue el británico Arthur Conan Doyle, pues logró consolidar esta forma de escritura con la creación del personaje que representa al género policial por excelencia: El detective Sherlock Holmes. Su primera novela es Estudio en Escarlata (1887) y en ella nos presenta a este investigador que es el prototipo de lo riguroso y científico, la encarnación de la omnipotencia de la intelectualidad.

Resumiendo, esta variante originaria del relato policial representa al modelo de pensamiento imperante durante el siglo XIX, ya que "nos encontramos, sin duda, en las últimas décadas del siglo pasado, donde las ciencias exactas forman el modelo de la ciencia por imitar. Pensemos solamente en Emilio Zola que en 1880, es decir, siete años antes que Conan Doyle, en su ensayo sobre La novela experimental, pretende aplicar el método científico-experimental del médico Claude Bernard a la literatura. Mientras que Poe incorporaba a la imaginación poética su raciocinio, rescatándola de esta forma, Zola y Doyle rinden culto al modelo de las ciencias exactas imitándolas".

En 1920, la industria editorial y los medios de comunicación empiezan a dar un fuerte apoyo a esta modalidad narrativa, motivados principalmente por la positiva respuesta del público lector hacia ella. Se financia el desarrollo de la "Short story". Esto es lo que se denomina como Novela Enigma o Problema y cuyas principales características son: su trama que se orienta hacia la consumación del crimen perfecto, el criminal será una persona socialmente elevada, posee una unidad en la trama, el espacio de acción es limitado (acuñándose así el término de historias de "cuarto cerrado", donde eran recurrentes escenarios como mansiones, islas, centros turísticos, etc.), y presenta una serie de variables o pistas falsas que permiten establecer un juego entre el autor y el lector (esto le valió también el nombre de "murder party"). Es una modalidad más elaborada del relato policial científico y aquí lo esencial era la develación del enigma. Básicamente, en cada una de estas historias cortas "el protagonista se moviliza en un medio social en el cual los asuntos de dinero tienen una importancia capital; debe interrogar a los sospechosos, y uno de ellos, el menos indicado, será el asesino. Por su parte, el detective ya sabía quién era el culpable, pero espera hasta el último momento para que el asesino confiese su crimen". El precursor de la Novela Enigma fue Gilbert Keith Chesterton y su máximo exponente Agatha Christie. Si bien este segundo momento del género policial se puede catalogar más como un fenómeno editorial que literario, no se puede desconocer su importancia en la evolución de esta forma narrativa y el aporte y talento de los autores antes mencionados. Continuando con el desarrollo del relato policial, de manera paralela al fenómeno de la Novela Enigma en Inglaterra, en Estados Unidos se comenzó a gestar una nueva corriente que supondría una total renovación del género: La Novela Negra. Esta modalidad responde a la crisis y a los cambios sociales que vivió ese país durante la década del '20: Crecimiento económico, el fenómeno del cine, la liberación femenina, la prensa, la masificación de la radio, el jazz y la industria de los cómics. En efecto, fueron tiempos muy convulsionados que tuvieron su punto álgido en el Crack de la Bolsa de Nueva York, en 1929. Esto desencadenó un ambiente de miseria, violencia e inseguridad social. En este contexto surge la Novela Negra, la cual "engarzada con la novela gótica, de aventura o del Lejano Oeste, alcanzará una formulación definitiva con Dashiell Hammet y Raymond Chandler. De aquella rica tradición parental, ambos autores sentaron las bases de la novela negra: la lucha del bien contra el mal, la intriga argumental, la ambición, el poder, la gloria y el dinero como elementos capaces de torcer el destino humano".

La Novela Negra se caracteriza porque la deducción y el razonamiento dan paso a la acción y la vitalidad; la violencia inunda todo el relato, el detective es ahora un ser anónimo, desencantado, que sale del "cuarto cerrado" y se interna en los bajos fondos de la jungla social para encontrarse con traiciones, personajes sórdidos y marginalidad. Al realizar la investigación, es importante la relación que el detective establece con la ciudad, pues él se reconoce como un igual con los habitantes más marginales y subordinados de la sociedad. El antiguo binomio indisoluble de Misterio - Detective, es ahora reemplazado por el de Ciudad - Detective. El rasgo esencial de las historias de este tipo, es que el razonamiento y la develación del enigma pasan a segundo plano, importando ahora la caza del asesino y la aventura que todo ello implique. Finalmente, y muchos años después, surge la Novela de Espionaje como última variante dentro de la evolución de la novela policial. Esta corriente se da en el contexto de la Guerra Fría y se caracteriza por enlazar lo policial con otros géneros, dando paso a escenarios internacionales y grandes complots políticos y de alcance global.

Estos son los tres grandes momentos del desarrollo de la narrativa policial. Actualmente el género tradicional o canónico ya perdió vigencia y lo que más se cultiva es la Novela Negra y de Espionaje, mezclándolas a la vez con otros géneros, como el terror, la ciencia ficción o la Nueva Novela Histórica..
.
El Relato Neopolicial en Chile

En nuestro país, el precedente del relato policial se encuentra en la década del '50, gracias al trabajo de autores como Alberto Edwards y Omer Emeth y se enmarca en el fenómeno literario que se conoce como la Reinstalación del Género Policial en Chile, el cual se inserta a la vez, a nivel del continente, en el movimiento del Relato Neopolicial Latinoamericano.

La nueva novela policial surge en Chile en la década del '80, en período de dictadura, por lo que sus temáticas se ven influenciadas por la realidad que vivía la nación y muchos países de Latinoamérica. El relato neopoliciaco revisita creativamente el género policial, y específicamente adoptando el formato de la Novela Negra, para abordar y denunciar la contingencia socio-política chilena posterior a los años '70 y en particular aquellos temas que tienen que ver con los abusos de poder. "La eclosión de relatos da cuenta que el género policial se presta para narrar las situaciones provocadas en Chile en los tiempos de la dictadura. El relato policial, entonces, enmascara una otra realidad donde la tortura, el crimen y la muerte se constituyen en los motivos aglutinadores de la acción narrativa". En este sentido, "el relato neopoliciaco expone la falta de desmantelamiento del aparato represivo, y la continua intervención de la institución estatal en las vidas privadas". Escritores como Ramón Díaz-Eterovic utilizan el género como un instrumento para diagramar su visión crítica de la historia, denunciando el abuso de poder, el tema de detenidos desaparecidos, el narcotráfico, la corrupción política y los problemas ecológicos. El binomio que sintetiza esta nueva vertiente es el de política, como sinónimo de crimen, y detective. De hecho, aquí el investigador asume casi un rol social, pues intenta reestablecer el equilibrio que rompen los que detentan el poder en contra de sus víctimas. Estos rasgos representan las características de la obra de la mayoría de los escritores que pertenecen al movimiento del Relato Neopolicial Chileno y Latinoamericano. Entre los autores nacionales, también figuran Roberto Bolaño, Jorge Calvo, Jaime Collyer, Gonzalo Contreras y Poli Délano. Roberto Ampuero escapa a la rigurosidad de esta norma, pues en su escritura rescata más de la novela policial original que de la serie negra. Además, como ya se mencionó anteriormente, ¿Quién mató a Cristián Kustermann?, es un híbrido de los momentos más importantes del género policial.

* Extracto artículo de Oscar Rosales Neira publicado el 6/9/05 en crítica.cl
.
Detective recrea novelas policiales

En los últimos años en Chile, el género policial irrumpe, al parecer, para quedarse en literatura. La relación entre crímenes, policías y misterio, tan común en todas las ciudades de los grandes países, hoy día alcanza rangos literarios, a través de relatos que examinan el pulso de la sociedad actual y generan una activa complicidad, según Ramón Díaz Eterovic, con los lectores. La figura del investigador, detective, policía capaz de defender valores éticos avasallados y aventar la mugre escondida bajo las alfombras acrecienta el interés por la narrativa policial.

En este trabajo literario es destacable el esfuerzo de los autores por recoger una gran cantidad de información dispersa en revistas, en prensa escrita, visual, oral, virtual, artículos investigativos para presentarlos en un texto con el creciente interés de una buena novela policial, construyendo sus propios juicios, creando una nueva mirada con elementos propios del drama, la tragedia, la aventura, la fantasía, el misterio.
.
La figura de Sherlock Holmes en la narrativa policial chilena

Investigador/personaje, que cumple la doble función de personificar al hombre común que conocemos como policía en Chile, y narrar, como testigo privilegiado que es, los acontecimientos en la medida que se suscitan. A modo de Sherlock Holmes, y su método analítico y razonamiento sintético, sin lugar a dudas el más popular de estos investigadores. Un personaje cuyo denominador común, en los múltiples casos que le toca resolver, reside en sus observaciones y la agudeza de sus deducciones. La figura de Holmes, determina a su vez, una suma de características psicológicas que se harán común al arquetipo del detective privado tradicional: una particular (y extrema) misoginia y una fama de inaccesible y antisocial.

Desde el instante en que a la narrativa policial se le ha definido o caracterizado como "género", dice Ramón Díaz Eterovic, se le han querido establecer fronteras para que no tenga la osadía de contaminar a la narrativa supuestamente "pura" o "seria". Intento inútil, porque si bien es cierto que una literatura de género tiene sus claves, ellas no condicionan su calidad final, y en definitiva, la única frontera que existe en literatura es la que separa los buenos libros de los malos.
.
El misterio llegó a su fin

Roque Chieyssal, Prefecto (r) de la Policía de Investigaciones, hace unos años que en vez de un arma ostenta un lápiz como tal. Relata cuentos utilizando esos códigos para crear historias pisco-policiales. De modo que este nuevo oficio le permite mantener viva la llama del misterio por resolver en cada uno de sus relatos. La figura del policía es capaz de dar cuenta de la lucha contra el mal a través de la escritura.

Es obvio que el origen del detective literario se encuentra en el mismo policía profesional, con sus grandes peligros, entre la delincuencia, entre ricos y pobres, con todos los vicios de la sociedad. De aquí el nacimiento de la literatura policíaca y la importancia de sucesos, de relatos apasionantes. Las historias detectivescas surgen en el instante en que se asegura esta conquista, la más incisiva de todas, sobre el incógnito del hombre, nos dice Walter Benjamín.

El detective se vale del seguimiento de pistas o huellas que aquí serán indicios literarios.
El relato policial ve en todo enigma la presencia de una causa que hay que descubrir, sin embargo para Roberto Bolaño, el problema reside en saber si efectivamente existe dicha causalidad.

Chieyssal es un personaje, y sus motivaciones y su accionar, entre otros aspectos, es lo que me motiva para ir pisándole los talones, claro está, que por tincada o sospecha. Aunque siempre al margen de la legalidad, la honestidad y la transparencia -como siempre lo he hecho en este salón- plantearé la entrevista para él y los lectores.
.
1- “Soñé que era un detective viejo y enfermo y que buscaba gente perdida hace tiempo. A veces me miraba casualmente en un espejo y reconocía a Roberto Bolaño”, (Los detectives salvajes, Parte Tres, de Roberto Bolaño). Se reconoce usted en sus relatos?

No, no me reconozco, en mis relatos no hay detectives estrellas.

2- Hay un dicho popular mexicano que dice “antes muerto que cadáver”… Qué opina de este adagio?

Prefiero el otro adagio, también mexicano, “con alma muerta vivo cadáver”, y lo hago propio, porque cada día me levanto con buen ánimo, pensando en lo bello de la vida y en el amor, en toda su dimensión.

3- ¿Cuál es la figura del detective que a usted le interesa postular en literatura policíaca, me refiero a un detective como un intérprete que se guía por la búsqueda de la verdad referida a un orden, a la afirmación de una Ley, o la construcción de verdad en sus relatos es siempre argumentación; depende del lugar desde donde se enuncie?

La búsqueda de la verdad debe ser siempre el leitmotiv de toda investigación policial y por ende el norte hacia donde debe dirigir su trabajo el Detective. Pero esta búsqueda, se encuentra enmarcada por Leyes, descriterios de hombres y circunstancias ajenas al trabajo policíaco, lo que muchas veces hace imposible llegar a esa ansiada verdad. Teniendo como base que los hechos que relato son de la vida real , el Detective que me interesa postular, es aquel de triunfos y fracasos, que es capaz de emocionarse tanto en los logros como en las derrotas; que está junto a la víctima y es parte importante en la venganza de ésta, también es capaz de comprender al victimario y lo que motivó su actuar, esto último es fundamental y generalmente queda al margen de la investigación policial. Todo lo anterior me gustaría poder plasmar en mis relatos y quizás muchas veces el héroe no sea el Detective ni la víctima, sino el autor del delito. .

4- Si usted es un escritor moderno, un sujeto original en plantear relatos psico-policiales,… no tiene influencias literarias… desaparece de su discurso la influencia narrativa. De dónde extrae usted recursos temáticos para su escritura?

De la vida real. Durante 28 años fui Detective activo, hoy aún me siento Detective, digo esto porque a la Policía no se le deja jamás, ella nos deja a nosotros, pero como somos porfiados, otros antes que yo, a la luz de esta realidad, han creado diversos círculos, lugares en que nos reunimos habitualmente los que nos negamos a aceptar que ya no pertenecemos a la policía, en torno a una buena cena y unos cuantos tragos, empiezan a aflorar los recuerdos de investigaciones realizadas por cada uno de nosotros en nuestros mejores tiempos. A ello hay que agregar, que el alcohol suelta la lengua, y muchas veces, hechos que han permanecido ocultos, afloran en estas tertulias. Como se puede apreciar, el caudal de experiencias es enorme e inagotable y no necesito recurrir a la ficción.

5- Cree usted que la ciencia ficción, de alguna manera, se acerca a la vida real?

No hay acercamiento. La realidad es mucho mas dura, violenta e incomprensible que la ficción. La mente criminal es mucho más prolífica que la de un narrador de ficción que plasma en el papel un relato. El delincuente, me refiero a todo aquel que comete un acto que va contra las leyes, desde el que mata por celos, por interpretación de la biblia, hasta el que comete pequeños fraudes, primero imagina como operar y luego corona su acto, pero en una segunda oportunidad ya no actuará igual, va creando nuevas formas y mutando día a día en su accionar. Actualmente, no existen delincuentes dedicados a una sola “especialidad”, todos hacen de todo y la imaginación queda corta al ver la violencia que se imprime en la comisión de delitos, violencia irracional e incomprensible, que ningún narrador de ficción podría imaginar.

6- Qué aprendió usted de su vida como detective? Revisa sus acciones y omisiones a lo largo de su existencia a través de sus relatos policíacos?

Aprendí que estaba errado en mi juventud al creer que el delincuente era parte de los sectores más necesitados económicamente; que allí estaba su cuna. Hoy sé que existen delincuentes de cuello y corbata, y otros de alpargata. Un colega y mejor amigo ya fallecido, que logró ser parte de algunos espacios de televisión, me refiero a Pantzeska Zuluoga, decía que “maltratadores” había en todas partes, la única diferencia era que en algunos sectores marginales el sujeto golpeaba a la mujer a combos y patadas, y en el barrio alto con un palo de golf. Lo anterior no ha cambiado, mientras el delincuente, aquel al que nosotros miramos con desconfianza se junta en la esquina con otro “pato malo” y roban pocos miles de pesos, el de cuello y corbata, se reúne en un café o consultora con sus cómplices, al que llama “Asesores”, y se lleva todos los ahorros que familias con mucho esfuerzo han logrado reunir para su vivienda económica.

Cuento aparte son los canales de televisión, mientras se niegan a difundir campañas, que no me voy a pronunciar si son útiles o no, escudándose en valores morales, no trepidan en mostrar a niñitas de cinco años luciendo como Marilyn Monroe o adolescentes casi desnudas en horarios para niños, incentivando con ello los abusos contra menores.

Durante todos esos años de Detective, aprendí a ser crítico del accionar de los demás y también conmigo mismo. La escritura podría ser la salvación… o una buena catarsis.

7- En qué libros se ha visto usted reflejado?

Es difícil dar respuesta, primero, porque no soy un lector asiduo de novelas policiales, segundo, porque mis autores predilectos son pocos entre los cuales está Lapierre, Collins, West, Wood. Pero creo que Frederick Forsyth en su libro “El Día Del Chacal”, refleja realmente lo que es y debe ser un Detective. Allí el Detective aparece como un personaje de bajo perfil, que trabaja bajo mucha presión, con otros personajes mediáticos que tienen gran poder; sin embargo él hace su trabajo silencioso, logra su objetivo y se retira de la escena tal como llegó, sin fanfarria, silencioso, humilde, pero llevando por dentro la satisfacción de la misión cumplida y haber demostrado su capacidad ante ese grupo de ineptos, que seguramente seguirán en sus puestos, vestidos con ropa ajena.

8- Usted podría confesar, en la ducha o entre las sábanas, qué ha vivido como un personaje detectivesco?

En la ducha, entre las sábanas, en el comedor, o donde sea, puedo confesar que “he vivido” como un Detective; ello significa, conocer la noche tanto como el día, conocer lo lícito de lo ilícito, caminar por la cuerda floja que separa lo bueno de lo malo en que si uno apoya mucho el pie para estabilizarse en el lado bueno, pierde la confianza del delincuente y con ello se aleja la posibilidad de éxito en algunas investigaciones y, si por el contrario, se apoya, aunque sea la punta del pie, en el lado malo, traiciona el juramento que hizo al recibir la placa que lo acredita como Detective. Si, viví como un Detective y no me arrepiento de ello, estoy orgulloso de haberlo hecho.

9- Hay nostalgia o reflexión en esa mirada al narrar sus relatos?

Hay de ambas cosas, nostalgia de tiempos que no volverán, y también reflexión que pude haberlo hecho mejor; que pude, con mayor dedicación -tal vez- haber llegado, por ejemplo, a identificar unas osamentas, que en el pasado me correspondió investigar su origen.

10- Cuál es su sueño, Roque Chieyssal, pensando en lo que aún no ha hecho?

Cuando niño, uno sueña con muchas cosas, como ser artista, (bueno yo canté en la radio en esos tiempos), sueño cumplido; ser actor, (también lo hice en un par de clásicos universitarios), practiqué tres disciplinas deportivas, más allá de aficionado. Siempre me gustaron las armas, y me hice Detective. Me interesó el Derecho y la Política, (lo primero está en curso para obtener el título de Abogado). Pero el principal sueño es dedicar –ahora- el tiempo para disfrutar la vida al lado de la persona que amo, y escribir algunos cuentos, basados en mi experiencia, no como Detective sino que de vida.
.
Biografía

Nace en Temuco, Chile. A los 19 años ingresa a la Escuela de Investigaciones de Chile. Hoy día es Prefecto en Retiro. Estudia Derecho en la Universidad Bolivariana de Chile. Activo lector desde la infancia. La pasión por la literatura lo lleva a ingresar al prestigioso Taller Literario de la escritora Rocío L’Amar. En la actualidad se encuentra escribiendo su primer libro de relatos psico-policiales que espera publicar el 2011.


REALITY POLICIACO


Seguro que me hallo ebrio, y ahora, en la semi oscuridad, para colmo, una jovencita me sujeta del antebrazo y sin separarse de mí, da cuenta de sus senos, de una manera tan idéntica a un naufragio, pelea por permanecer clavada a mi espalda. Ni hablar, el silencio es completo, pero el tráfico es una lámpara encendida a causa del bamboleo, de empujones, por subir los tres escalones... Entonces me vuelco sobre el tiempo, dibujo collages con rostros y muecas, entro en esos laberintos buscando el acertijo de la noche. De pie. Atravieso distancias. Casi nada sale por mi garganta ni entra por mis oídos. Fehacientemente estoy solo, como suelo estarlo, cada vez más en los últimos meses, aunque los emailes se acumulan por centenares en mi correo, y aunque tampoco los leo. No puedo permitirme flaquezas ni ponerme nervioso. Eso es lo que menos me agrada… Por suerte, diez minutos más tarde, la jovencita se despega de mí, y termino triturando la comezón, regurgitando el pan ázimo del miedo, serenándome. Pero ésa, a pesar de todo, continúa naufragando frenéticamente en mi cerebro, o quizás tomando sol en alguna playa sureña, jugueteando con su pubertad, con una sonrisita taimada, con un dejo de miel colgando de sus labios. Aunque nadie podrá probar jamás que ella ha subido y bajado…

Sin duda, como si cada segundo fuese algo de enorme valor, vulneraré una y otra vez esa frontera, igual que en los viejos tiempos cuando batía récord nacional en atletismo a mis doce años. Esto, entre otras cosas, es lo que me da equilibrio para establecer una conexión directa con la vida. Porque vivo en un rostro que carece de sentido, atrincherado en una belleza sofocante que lucha por imponer sus ventajas. Aunque, al parecer, ha sido concluyente y taxativo, como prueba, «para condenarme».

* (fragmento relato “El tesoro”)
* Obra inscrita en la Propiedad Intelectual 2010

21 comentarios:

  1. Roque, felicitaciones por la tremenda lección de realismo y conocimiento no sólo del género sino de la vida, del mundo que ha devenido, hoy más que nunca, en inextricable entramado, como tú dices, más fantástico que ficción alguna. No basta la experiencia acumulada para escribir buena literatura, es la inteligencia, la imaginación sensible, el sentido agudo de observación y síntesis lo que hace la diferencia y permite la obra. En lo que dices se adivinan estas calidades y de seguro que el fruto de ello no se hará esperar. Un abrazo desde Colombia, y gracias maestra Ro por compartirnos hoy a este nuevo y valioso escritor. ¡¡¡ No en vano es Chile nuestro país de moda hoy!!! Jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Ro, me parece interesantísima la entrevista, el género policíaco en sí tiene un misterio intrínseco que atrae. Excelente como siempre mi querida poeta, tus estudios completos geniales sobre el tema, ello no me asombra, lo sabes.Mucho éxito para Roque. Besos, ingrid

    ResponderEliminar
  3. Interesantísima sociedad, un detective escribiendo relatos policiales, y para hacerlos más atrayentes enfocándolos a descubrir las motivaciones sicológicas del criminal, apasionante, en especial por la calidad de reales
    que tendrán dichos relatos. Estoy totalmente de acuerdo "la realidad supera la ficción". Felicitaciones Roque, ese libro promete, felicito también a Rocío por su forma brillante de lograr que el entrevistado fluya.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pedro Arturo, Ingrid y Francisca, por llegar a la hora del evento... y sí, Roque es un escritor que recién empieza a mostrar su obra literaria, necesita saber si será bienvenido por vosotros en este difícil mundo de las Letras.

    Por lo que a mí respecta, también les doy las gracias, considerando que hacer difusión literaria a través de entrevistas acarrea trabajo, aplicación e investigación, no sólo de las cualidades del/la entrevistad@, sino además de los temas que podrían ser de interés para los lectores...

    kisses, Ro

    ResponderEliminar
  5. Gracias Pedro por tus felicitaciones, pero no basta la experiencia y la voluntad para narrar de forma entretenida y que guste al lector, espero que las clases de la maestra hayan servido para lograr un buen resultado.

    ResponderEliminar
  6. Francisca, es dificil que con una entrevistadora como Rocio uno pueda guardar algo para si, espero que mis relatos sean interesantes y superen la ficción. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Ingrid, gracias por tus deseos de éxito para mi, espero que asi sea y dejar en buen pie a mi maestra.

    ResponderEliminar
  8. Querida Rocio, fue muy agradable estar en el living de tu casa y contestar tu entrevista, creo no ser merecedor de ella y mucho menos de los conceptos por ti emitidos. Espero no defraudar a mi maestra. Gracias. T.A.

    ResponderEliminar
  9. eso, estimado Roque, lo dirá el tiempo, que sabe de intrigas y suspense... por mi parte te he entregado las herramientas para ser y hacer de la literatura una nueva concepción del género policial, es decir, los esbozos del relato psico-policial. felicidades, y sé feliz, Ro

    ResponderEliminar
  10. Gracias Rocío, por referirme la entrevista. Hace mucho que no leo nada de este género, pero sí que me gustaba, de hecho, me sigue gustando.

    La respueta a la pregunta cinco llamó poderosamente mi atención, debo citar lo siguiente: "No hay acercamiento. La realidad es mucho mas dura, violenta e incomprensible que la ficción. La mente criminal es mucho más prolífica que la de un narrador de ficción que plasma en el papel un relato."

    Siempre he pensado que es cierto, la vida, la realidad, supera toda ficción. Felicitaciones al autor, y a ti, Rocío, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  11. Susan, angelito venezolano, qué alegría verte en el Salón... y coincido contigo, las novelas policiales son apasionantes, y -como dice Roque- quedan cortas al momento de compararlas con la realidad. Gracias por haber venido a este evento,
    recibe mi abrazobeso de luz desde Chile, Ro

    ResponderEliminar
  12. Susan, gracias por tu comentario, cierto es que la realidad opaca a la ficción, pero el ser humano ha perdido la capacidad de asombro y no logra darse cuenta de ello, un saludo desde Chile.

    ResponderEliminar
  13. Rocío, gracias por acercarme o conocer la entrevista de Roque, creo estar de acuerdo en muchos puntos, sobre todo aquel que aborda en que un texto está bien o mal escrito.

    En alguna de las viejas cancionens mexicanas oidas a media tarde en alguna radio a.m. El susodicho se quejaba diciendo " pa que quiero quie me quiertan sin al cabo me quiero sólo..." al cual alguien respondía... "no sufras Javier (o josé alfredo). No sufras Roque. Se deduce por el fragmento que existe un buen tratamiento de la palabra y que el hablante conoce de la vida y sus vericuetos síquicos. Por lo que uno esperaría un buen libro.

    un abrazo Rocío y un abrazo al amigo roque

    ResponderEliminar
  14. Cristian, jajajaja, cómo sufre ese hablante en el texto psico-policial... sufrirá tanto el escritor en la vida real...

    gracias compatriota por asistir a este evento,

    besos naúfragos, pero felices, Ro

    ResponderEliminar
  15. Roque: interesante propuesta nos haces y te desafías a enfocar la psiquis del delincuente que lo lleva a delinquir. Investigar el movil a mi gusto genera el suspenso y el núcleo de la novela policial un género no fácil de gestar una buena obra. Por lo volcado en esta entrevista intuyo que tienes todos los elementos ncesarios y sobre todo tu experiencia por lo cuál no necesitas recurrir a la ficción, sumo tu talento, formación intelectual y modo de vida destacando tu pasión por la literatura digamos que eres la receta perfecta para escribil una excelente novela y ya he leído algo por lo tanto no estoy errada. Te deseo éxito en tu emprendimiento y seguridad sin dudar en la calidad de tus textos ya que tienes la base de las enseñanzas de la gran maestra Rocío. Un placer compartir este salón contigo Roque y gracias por mostrarnos tu verdad y darte a conocer.

    Gracias Rocio por esta interesante entrevista.

    Un cálido abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  16. Estimada Ro, ya sabes que el tema policial y de suspenso son mis favoritos. Ese fragmento del libro “Tesoros” me pareció muy poético, tiene interesantes metáforas y claro, me agradaría mucho poder continuar leyendo la trama. Quedo a la espera. Roque, felicitaciones, tienes la magia y el don del misterio. Con tu profesión de base estás en tu elemento y, al parecer, desarrollas en forma perfecta aplicando una productiva imaginación. Saludos de Marianela.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Puerto de Agua fría, por haberte dado el tiempo de leer una entrevista de un desconocido en el arte de las letras. Mi intención no es otra que mostrar al mundo, que un Detective es un ser de carne y hueso, que rie y llora como cualquier otra persona, con la diferencia que expone su vida en beneficio de la verdad y justicia, la que no siempre llega. Un Abrazo

    ResponderEliminar
  18. Marianela, la imaginación es lo que trato de que esté fuera de mis relatos, solo volcar realidad, que como he dicho supera latamente a la ficción. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Elsa, gracias por tus buenos deseos y confianza en que mi trabajo será entrenido, pero ello se verá mas adelante, como he dicho, mi intención es proyectar la verdadera imagen del Detective, sin truculencia. Nuevamente gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. en qué nuevas aventuras andas Chieyssal?...

    ResponderEliminar
  21. me gustaria hacer contacto con el señor Chiessal, soy de nueva york, también escribo novelas policiales.

    ResponderEliminar